Bubble Blower

Bubble Blower 1.1

Minimalismo al poder en un juego alucinante

Sencillamente espectacular. Ni la sobriedad de los gráficos, sin apenas detalle ni profundidad, ni la música machacona, ni los parcos menús, nada en absoluto de lo que rodea al juego importa. Nos quedamos a solas y en buena compañía con el placer de jugar a Bubble Blower. Ver descripción completa

Bueno
7

Sencillamente espectacular. Ni la sobriedad de los gráficos, sin apenas detalle ni profundidad, ni la música machacona, ni los parcos menús, nada en absoluto de lo que rodea al juego importa. Nos quedamos a solas y en buena compañía con el placer de jugar a Bubble Blower.

Armado con el puntero del ratón, interpretas el papel de un ventilador (o un fuelle, como quieras) y tu misión es empujar las bolas de colores con una doble misión: evitar que caigan al fondo de la pantalla y que se mezclen con quien no deben.

Las bolas llevan un número incorporado, así que cuando se juntan con otra del mismo color se funden y suman una unidad al numerito. A su vez, cuando consigues aglutinar tres o más esferas explotan, la bola resultante explota. Así de simple. Además, la onda expansiva puede aumentar una unidad a las bolas que entren en sus dominios.

Más detalles. Si juntas una bola azul y una amarilla, por ejemplo, ¿qué obtienes? Verde. Pues tendrás que buscar otra del mismo color. Con un añadido, que la bola resultante será más pesada y por tanto más difícil de controlar. Por si fuera poco, cada vez que una bola se va por la parte inferior, crece una especie de masa rocosa que, de llegar a un nivel determinado, echará por tierra tu partida.

La fiesta de Bubble Blower no acaba aquí. Además, puedes jugar en solitario o, red mediante, con otro jugador. También está en tu mano configurar el número de colores básicos con los que empiezas e incluso el tamaño de las esferas.

Pasa de las capturas, juégalo. Lo dicho, tan sencillo como alucinante.

Bubble Blower

Descargar

Bubble Blower 1.1